Paso a paso para crear una identidad de marca que marque

Los cimientos de una casa, de un edificio y de una empresa son la base de todo, si esa base no es fuerte y firme todo se puede tambalear y derrumbarse y por tanto, todo el trabajo hecho hasta entonces no habrá tenido sentido.

En anteriores post he hablado sobre la importancia de “hacer crecer a tu empresa con unos cimientos fuertes” donde explico cómo describir nuestro modelo de negocio a través del método CANVAS y la importancia sobre “cómo describir correctamente a mi cliente ideal” para orientarnos correctamente, pero es indudable que nuestra identidad de marca es nuestra carta de presentación hacia el mundo exterior, lo primero que van a ver nuestros clientes, nuestros proveedores, nuestros competidores, por lo tanto esa “Primera impresión” o esos mensajes que vamos dejando son cruciales a la hora de no equivocarnos en nuestra comunicación no verbal.

Hoy te explico cómo crear tu identidad de marca paso a paso. Es un ejercicio que debes hacer con papel y boli, dedicarle el tiempo necesario a escribir todos estos pasos para conectar con tu imagen y con lo que quieres transmitir, y recuerda que es un documento vivo, que va madurando y cambiando a medida que avanzamos en nuestro negocio.

ORIGEN: De dónde vienes, por qué decidiste emprender, cuál es la historia que hay detrás de tu emprendimiento, por qué haces esto y no otra cosa. Este origen te ayudará a tener claro por qué tomaste esta decisión y en los momentos de bajón (que los habrá), releerlo te ayudará a recordar esa ilusión con la que iniciaste este camino. Te ayudará a empatizar y conectar con otras personas que se sientan identificadas con tu historia, con tu camino, al final hay muchas personas que hacen o venden lo mismo que tú, pero no compramos solo el producto o el servicio, compramos también la historia, a la persona que hay detrás, lo que conecta con nosotros. Te ayudará a conectar con las personas que quieres para tu negocio.

PROPÓSITO: Con qué propósito empezaste a emprender, sin tener en cuenta el hecho de ganar dinero, que eso ya se entiende que toda persona que emprende tiene ese propósito. Lo que te hace que te ilusione tu proyecto, quizá sea demostrar que eres una profesional, ser un referente, ayudar a las personas que se sentían como tú, cubrir una necesidad que detectaste en tí, dar a luz una idea que llevaba tiempo rondando por tu cabeza, etc. hay infinidad de propósitos detrás de cada emprendimiento, así que tienes que buscar el tuyo y escribirlo para recordarlo también en los momentos difíciles.

TU PERSONALIDAD: Tiene que haber una coherencia entre tu personalidad, la personalidad de tu marca y lo que quieres transmitir, por eso es tan importante que describas cómo es tu personalidad, tus puntos fuertes, tus puntos débiles, cómo te ven los demás, cómo te ves tu misma, si eres una persona tranquila, enérgica, divertida, serena, infantil, madura, nerviosa, arrolladora, etc. También tienes que pensar en lo que te gusta, en lo que no, qué te identifica, etc. Porque a parte de tus colores de marca y tipografía también tendrás que escoger elementos que te identifiquen para incluirlos en tu imagen de marca (una flor, formas geométricas, manchas, plantas, etc.) También debes incluir aquí tus valores

LA PERSONALIDAD DE TU MARCA: Tiene que estar alineada con tu personalidad, tiene que haber una coherencia, ya que si quieres reflejar orden y eres una persona desordenada, al final esa falta de coherencia se hará evidente, o si quieres hacer de tu marca una marca alegre y festiva y eres más bien taciturna y tranquila será inconsistente. Es más fácil llegar a las personas que son afines a ti que a las que no tienen nada que ver, al final conectamos con personas que tienen gustos y aficiones similares a nosotras. Piensa en cómo te gustaría que tus clientes identificaran a tu marca, como una marca profesional, simple, elegante, ordenada, alegre, festiva, cercana, etc. y en cómo no te gustaría que la identificaran (aburrida, seria, infantil, elegante, lujo, barata, etc.). Muchas veces es más fácil empezar por cómo no nos gustaría que nos identificaran.

TU CLIENTE IDEAL: Como puedes ver en mi post del blog “Cómo describir correctamente a mi cliente ideal” es una parte esencial a la hora de crear nuestra identidad de marca, pero también es importante ir revisando esta descripción, ya que como he dicho antes, nuestro negocio va evolucionando y debemos revisar cada cierto tiempo nuestro cliente ideal, nuestros servicios y nuestra imagen de marca. Debemos pensar en cómo nos ve nuestro cliente ideal, qué tipo de cliente es el que queremos, ya que si queremos llegar, por ejemplo a emprendedoras que están empezando en sus negocios, nuestra comunicación y nuestra imagen deberá ser distinta a la de si nos dirigimos a CEOS de empresas con una posición y una estabilidad y que tienen un objetivo distinto a las primeras. Así que siéntate a definir a quién quieres llegar y esto te hará ver qué tipo de imagen debes transmitir.

QUÉ QUIERES TRANSMITIR: Relacionado con nuestro cliente ideal, en función de lo que transmitimos atraemos a unos clientes u otros, si queremos atraer a personas de éxito nuestra comunicación y nuestra imagen de marca será distinta a la que tendremos si queremos atraer a personas que están empezando. Por ejemplo, imagínate que eres una persona que ofrece servicios de mentoría, si quieres atraer a personas que están empezando en sus negocios y que tienen infinidad de dudas y seguramente su poder adquisitivo no sea muy boyante tu comunicación seguramente será sencilla, cercana, te mostrarás más empática y accesible que si por ejemplo te dedicas a hacer mentorías a personas que buscan un objetivo diferente, como por ejemplo escalar sus negocios y facturar 6 cifras, seguramente buscarán a personas referentes, con una trayectoria, más “inaccesibles”, profesionales, con éxito, que formen parte de una “élite”.

DEFINE TU ESTILO: Con qué estilo te identificas: romántico, rockero, boho, elegante, chic, minimalista, recargado, rococó, etc. Cuál es el estilo visual de tu marca, tus colores, tu tipografía, los elementos que se identifican contigo, qué imágenes te representan, etc. Para buscar esa inspiración lo más sencillo es acudir a Pinterest donde encontrarás imágenes, paletas de colores, inspiración, etc. para crear tu manual de identidad visual y ver cuál es el estilo con el que te sientes más identificada y que te representa y por tanto a tu marca. 

Con estos sencillos 7 pasos podrás crear tu identidad de marca que refleje cómo eres, cómo es tu marca y atraiga a los clientes que tanto quieres. Pero recuerda que este ejercicio tienes que hacerlo cada cierto tiempo ya que nosotros evolucionamos como nuestros negocios y nuestras necesidades y gustos también van cambiando.

Y tú ¿tienes clara tu identidad de marca? Te espero en comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *