9 pasos para tener un negocio exitoso

Porque al final esto es lo que todos queremos, un negocio exitoso que nos haga vivir de nuestra pasión y trabajar sin parecer que trabajamos. Tener el dinero suficiente para no tener que estar pensando en él y poder vivir como soñamos.

Y la verdad es que no es un imposible, claro que no, pero también tenemos que tener claro que en el mundo de los negocios no hay garantías de éxito, pero sí acciones y decisiones que nos pueden acercar más a ese éxito soñado.

Y dentro de estas acciones o decisiones para conseguir un negocio exitoso, hoy te traigo los 9 pasos que debes de seguir para, por lo menos, acercarte lo más posible al éxito.

  1. Tener unas bases sólidas, y con esto me refiero a tener muy bien definido a tu cliente ideal, tu propósito, tu propuesta de valor, una marca personal bien diseñada, unos servicios concretos y bien enfocados, etc. Esto es lo más importante porque sin esta base sólida, todo lo que construyamos alrededor puede derrumbarse, y a lo que me refiero es, si no tienes bien definido a tu cliente ideal tu comunicación no va a llegarle, es decir, si hablas a un cliente que no es tu ideal corres el peligro de que quién te compre no sea tu cliente y no le guste tu producto o servicio porque no era lo que esperaba o necesitaba. También puede ocurrir que si le hablas a todo el mundo nadie se sentirá especial y no entenderá por qué te tiene que comprar a ti y no a otra persona. Al final te perderás entre la multitud y no destacarás, y ya te aviso que hoy en día destacar no es nada fácil.
  2. Visión y mentalidad empresarial. Otro de los pasos que muchos emprendedores olvidan. La mentalidad y la visión son conceptos muy poderosos que tenemos que trabajar muy bien, y no te estoy hablando de sentirte un tiburón de los negocios, pero sí de trabajar muy bien tu mentalidad de cara a los precios, al síndrome del impostor, a los miedos, a las emociones, porque ser emprendedor no es nada fácil, y si tu visión no va más allá de tener tu “mini negocio” para ir subsistiendo no vas a llegar muy lejos, ya que tú misma te boicoteas y te impides crecer. Así que trabaja tu mentalidad durante todo el proceso, te ayudará a avanzar y a superar los baches y fracasos que ya te adelanto que tendrás.
  3. Invertir en tiempo y dinero. Tienes que separar presupuestos para hacer inversiones que te ayuden a avanzar y escalar tu negocio. Invertir en delegar, en publicidad, en una buena web, etc. Al principio, cuando empezamos lo más normal es que nos lo hagamos todo nosotras mismas y eso está muy bien, ya que yo siempre digo que para delegar debemos conocer qué delegamos, puesto que de esta manera lo haremos mucho más rápido y mejor y debemos empezar a delegar en lo que nos quita más tiempo y en lo que no somos tan buenas. Por lo tanto, al inicio de tu emprendimiento vas a invertir más tiempo que otra cosa, pero eso debe cambiar a medida que ya has probado y testado tu producto o servicio y lo has validado, ese es el momento de empezar a delegar.
  4. Controla tus finanzas. Algo que suena tan básico y que tan pocas veces se hace. Y es que me repito mucho pero tienes un negocio, no un hobbie (porque entiendo que si lo ves como un hobbie no estarías leyendo este artículo) así que tienes que analizar los números, tus cifras, tus costes, tu beneficio, tu rentabilidad. Hay que hacer estimaciones, presupuestos, escenarios..y no es tan difícil, suena más complicado de lo que realmente es, pero debes sentarte a hacerlo mínimo una vez al mes. En mi blog tienes dos artículos que te ayudarán mucho en este sentido: Tips de finanzas para controlar tus númerosy ¿Controlas tus finanzas o tus finanzas te controlan a ti? Léelos y me cuentas.
  5. Servicio o producto testado y validado. Este es el momento en el que ya puedes empezar a pensar en que eres realmente empresaria, cuando has testado y validado tu producto o servicio. Lo más normal es hacer un prototipo o un producto o servicio “beta” que nos ayude a ver si vamos por el buen camino. Una vez lo tenemos comprobado, vemos que nuestro producto o servicio interesa, llega el momento de mejorarlo y promocionarlo a gran escala, así que para eso hace falta inversión, como te comentaba en el punto 3. Siempre antes de lanzarte con un nuevo producto o servicio e invertir mucho tiempo y dinero en él, es mejor hacer ese prototipo y validarlo, te ahorrarás muchos disgustos.
  6. Rodearte de un gran equipo y del mejor “director de orquesta”. Porque no conozco ningún negocio exitoso que no tenga un gran equipo y un gran Project Manager Digital o mano derecha del CEO que coordine a todo ese equipo y haga que las piezas funcionen. Es imprescindible rodearte de los mejores, de un equipo motivado y bien coordinado que le apasione tu visión de la empresa y que quiera ayudarte a ir más allá. Nadie llega lejos solo, así que empieza a buscar al equipo que te hará llevar tu negocio a otro nivel. Y si quieres saber cómo te puede ayudar un Project Manager Digital, puedes leerlo en mi artículo: ¿Qué hace un Project Manager Digital?
  7. Tener una atención al cliente impecable. Esto es lo que marcará la diferencia. Piensa en empresas o personas a las que hayas comprado un producto o servicio y piensa en su atención al cliente. Si has tenido algún problema, si has tenido dudas, etc. recuerda cómo te atendieron, sí se preocuparon por ti, por tus dudas, si estuvieron pendientes, etc. Cuando alguien te atiende con alegría, cercanía, cuando sientes que hay una complicidad y que puedes confiar en esa persona, la percepción de todo lo que rodea a esa persona mejora, incluso por el simple hecho de sonreírte cada vez que te dirijas a ella. Porque admítelo, a todos nos gusta que nos atiendan con alegría y no con la cara de “a ver con qué me viene ahora esta pesada”. Y piensa que es más fácil vender de nuevo a alguien que te ha comprado ya que conseguir un nuevo cliente, así que nunca descuides la atención a tu cliente.
  8. Diferenciación y perseverancia. Porque como te comentaba anteriormente, hoy en día, en un mundo globalizado dónde podemos comprar productos y servicios por todo el mundo, destacar es todo un arte. Es muy difícil diferenciarte del resto porque parece que todo está inventado, por eso el primer punto, las bases, son tan importantes, porque si conoces bien a tu cliente ideal y te conoces tú también muy bien, podrás encontrar eso que te hace diferente, cercano y que hace que conectes con la persona que va a comprarte. Y la perseverancia es imprescindible, si a la primera de cambio tiramos la toalla no vamos a llegar muy lejos. Cuando algo no funcione, analiza, investiga, pregunta, haz cambios y vuelve a intentarlo.
  9. Posicionamiento y autoridad. Es a lo que tienes que aspirar para entender que has alcanzado el éxito, cuando tu marca está posicionada y ya tiene autoridad por si misma. Ése es el indicativo de que has llegado al objetivo, pero ¡Cuidado! que mantenerse no es fácil y cualquier fallo te puede hacer caer. Una marca bien posicionada y con autoridad es aquella que ya ha conseguido la confianza suficiente por parte de una gran cantidad de personas de manera que, el resto no pone en duda su eficacia o el buen hacer. Y la confianza al final es lo que hace que vendas.

Como ves, no te puedo garantizar que siguiendo estos pasos vayas a conseguir el éxito sí o sí, pero sin duda son todos los requisitos que cumplen todas las empresas que han conseguido llegar a lo más alto. Piensa que la mayoría empiezan como tú, solas y con poco presupuesto (aunque hay muchos otros que ya venían de fortunas familiares, pero eso ya da para otro artículo) y que van construyendo su negocio con paso firme, lento pero seguro, así que no tengas prisa y consigue tu sueño.

¿Añadirías algún paso más? Si me lo dejas en comentarios todos podremos leerlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.