Tu primer lanzamiento va a ser un desastre, y te explico por qué

Si, siento decírtelo pero es así, tienes un 75% de probabilidades de que tu negocio desaparezca en sus primeros 3 años de vida, pero oye, que hay un 25% de probabilidades de que funcione, y es a lo que te tienes que aferrar, y aunque tu primer lanzamiento va a ser un desastre, tienes que analizar, ajustar y volver a probar.

Porque como ya te conté en otro artículo de mi blog, la fórmula del éxito es: Constancia, Paciencia y Trabajo Duro y seamos francas, pero a la mayoría nos falta alguno de estos ingredientes, en tu mano está que esto cambie y seguir luchando por tu sueño.

Pero a parte de estos 3 ingredientes de los que te hablé, vamos a analizar por qué tu primer lanzamiento va a ser un desastre. Te voy a contar los 10 errores que cometemos en nuestros primeros lanzamientos:

  1. NO TENER UN OBJETIVO CLARO: Es decir, no vale con decir, yo lo lanzo a ver qué pasa, o voy a ver si vendo algo, o me conformo con vender un poco, no, eso no son objetivos. Debemos fijar objetivos SMART: Específicos, medibles, alcanzables, relevantes y con un tiempo determinado. Si no fijamos objetivos no podemos medir, y si no podemos medir no podemos saber si funciona o no funciona. Y muchas veces no los fijamos por miedo, así que fuera esos miedos, la única manera de aprender es probando y midiendo, no hay más.
  2. NO TENER UNA ESTRATEGIA CLARA: Sin objetivos no podemos fijar una estrategia, así que una vez ya hemos fijado los objetivos SMART debemos pensar en cómo vamos a conseguirlos, y esa es la estrategia a seguir. Haz una lluvia de ideas, investiga, y crea la estrategia, es más, crea distintos escenarios con distintas estrategias, haz plan A, B y C. Plantea distintos escenarios: muy bueno, bueno y malo y entonces ya sabrás cómo tienes que actuar en cada uno de ellos y no tendrás que ir sobre la marcha, porque está comprobado que esto no funciona.
  3. NO TESTEAR CON UN PRODUCTO MÍNIMO VIABLE (PMV): Si aún no has lanzado nada tienes que crear un PMV, un producto o servicio que sea BETA, no tiene porqué estar terminado del todo, es un tester y te va a servir, primero, para comprobar si hay personas interesadas en él y segundo, para obtener feedback para mejorarlo y tener testigos que avalen este producto o servicio. Tiene que ser un producto o servicio con un precio más bajo del que lanzarás una vez testeado, dejar claro que este precio no se volverá a repetir y analizarlo una vez terminado. Aún así también es probable que no salga este producto o servicio beta, si es así analiza porqué no ha tenido éxito y si puedes, pregunta a tu audiencia.
  4. IMITAR LANZAMIENTOS DE OTRAS PERSONAS O DE LA COMPETENCIA: Lo que funciona a otra persona no implica que te funcione a tí. Si por ejemplo, a todas nos funcionara la publicidad, la haríamos y estaríamos forradas, ¿verdad? Pues con los lanzamientos es lo mismo. Si a tu competencia le ha funcionado no significa que a ti te funcione, seguramente su situación, su audiencia, sus circunstancias son muy distintas, quizá tiene mucho más dinero para invertir, o tiene un carisma que conecta más, o lleva mucho más tiempo creando comunidad, o tiene otros canales de venta que tú no conoces, o colabora con  otras personas, etc. Pero lo importante es que pienses en lo que mejor puede funcionarte a ti.
  5. NO PENSAR EN TU CLIENTE IDEAL: Te parecerá raro, pero es de los errores más comunes. Cuando creamos un producto o servicio solo vemos lo bueno que es, lo bien que lo vamos a hacer, etc. pero no partimos de la base: ¿Realmente este producto o servicio lo necesita mi cliente ideal? ¿Cubre sus necesidades? ¿Le ayuda? ¿Es en el formato, en el momento y en la forma que necesita? ¿Le has preguntado realmente qué quiere y qué necesita? Para crear un producto o servicio que funcione primero tiene que haber una necesidad (o crearla nosotras) sin esa necesidad es muy difícil que alguien nos compre. Ponte en su lugar, ¿Realmente lo comprarías? ¿Cómo se va a sentir después de consumirlo? Hazte todas estas preguntas y después empieza a crear ese producto o servicio.
  6. NO ANALIZAR Y AJUSTAR: Y no me digas que a ti los números no se te dan bien, que no sabes, etc. Eso son miedos y creencias limitantes que tú misma te impones y que no ayudan a que tu negocio funcione. He visto a muchas empresas irse al garete por no mirar y analizar sus números. No vale con saber vender, tienes que analizar y ajustar. Y esto vale tanto para tus finanzas como para los lanzamientos. Si no analizamos los lanzamientos, no sabemos qué ha funcionado, qué no ha funcionado, qué sobra, qué falta, no sabremos en qué invertir, qué debemos eliminar, etc. Analizando las métricas necesarias (que no son tantas) es como sabremos cómo plantear futuros lanzamientos o ajustar el lanzamiento en el que estamos. Y tampoco vale decir: Ok, esto no me está funcionando así que voy a cambiarlo todo..¡ERROR! No cambies todo, extrae las métricas, analiza y haz pequeños ajustes, el secreto está en ir probando y analizando, poco a poco, cambia algo y analiza, si hace falta vuelve a cambiar y vuelve a analizar hasta que consigas las métricas que quieres.
  7. NO SACAR CONCLUSIONES CLARAS: Analizar significa comparar y sacar conclusiones, si no sacas conclusiones claras no puedes planificar los siguientes lanzamientos, ni crear los escenarios ni crear estrategias, volverías a cometer los mismos errores una y otra vez. Y aunque puede ser que lo que te ha funcionado una vez no te funcione la siguiente, por lo menos tendrás nuevos planes en función de tus conclusiones, tendrás una visión clara de tus procesos, de lo que funcionó, de lo que no y de qué pasos has seguido y te han llevado hasta aquí. Escribe el proceso, escribe las estrategias que has seguido, los ajustes que has hecho, las métricas que has analizado, etc. Eso te ayudará en tus futuros lanzamientos.
  8. NO PREGUNTAR: Otra cosa que suele darnos miedo, obtener feedback negativo, oír cosas que nos duelen. No creo que haya nadie a quién le encante que le digan las cosas malas que tiene o los errores que ha cometido, es una punzadita en el corazón de esas que no queremos sentir, que nos hace deprimirnos, replantearnos todo y hace que aparezca a lo grande nuestro “Síndrome del Impostor”. Pero déjame decirte que tampoco hay nadie que lo haga todo bien y que ya esté de vuelta de todo y no necesite aprender y mejorar. ¿Duele? ¡Claro! Pero para mejorar, aprender y crecer necesitamos saber qué hacemos mal, en qué nos hemos equivocado y qué debemos cambiar y quién mejor nos lo puede decir es nuestro cliente ideal, no tu mejor amiga, o tu madre o tu pareja, no, ellos no sirven, el mejor feedback es el de la persona que necesita tu producto o servicio, así que respira hondo y pregunta, te dolerá un poco, es así, pero te ayudará mucho más de lo que imaginas.
  9. TENER MIEDO A INVERTIR Y ESPERAR: Esto es algo recurrente en muchas emprendedoras, y es normal, si inviertes tu dinero lo normal es esperar que te de rentabilidad, que lo recuperes por lo menos, pero claro, si no lo recuperamos lo vemos como una pérdida. Pues déjame decirte que no es así. Cuando invertimos nadie nos garantiza que la inversión tenga éxito, es lo que hablaba al principio. Si a todas nos funcionara la publicidad todas estaríamos forradas, si a todas nos funcionara una determinada técnica lo mismo, estaríamos montadas en el dólar. Pero el hecho de que no te haya funcionado el dinero invertido no es una pérdida. Es una inversión en aprendizaje, en lo que no debes hacer, en las conclusiones que has sacado, en los ajustes que has hecho. Es como si hubieras invertido en un curso de formación de lanzamientos pero un curso práctico total, has aprendido a lanzar un producto o servicio y ahora ya sabes qué funciona y que no. Tienes que verlo así, no tengas miedo a invertir y no pienses que has perdido.Y espera, como te digo lo más probable es que los primeros lanzamientos no funcionen, pero sigue intentándolo, ten paciencia, trabaja duro y se constante (¿Recuerdas la fórmula del éxito que hablábamos al principio?).
  10. NO TENER EN CUENTA EL FUNNEL DE VENTAS: Este último error tiene que ver con el punto anterior. Si has lanzado y no has vendido pero ya hay más personas que te conocen, ya has conseguido mucho, has incrementado tu tráfico templado. Y ahora piensa: ¿Tú sueles comprar productos o personas a las que no conoces de nada? Quizá cuando compras un producto es menos importante no conocer a quién está detrás, pero cuando contratas un servicio, y según qué servicios aún es más importante, necesitamos conocer a la persona. Hay muchas personas que venden lo mismo, pero ¿por qué decides comprar a esa persona en concreto y no a otra? Porque la conoces y conectas, pero el primer paso es conocerla y cuando hacemos un lanzamiento y ponemos todo de nuestra parte para hacerlo visible nos damos a conocer a personas que antes no sabían que ni existíamos. El siguiente paso ya será que nos compren, pero ya hemos pasado del tráfico frío al templado, ya están más cerca de ser tráfico caliente, así que ya hemos ganado.

Estos son los 10 errores más comunes que cometemos al hacer nuestros primeros lanzamientos, así que ahora es tu turno, piensa en cuáles de ellos conoces y cometes y cámbialo, está en tu mano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.